Todo está tranquilo arriba, Lecturafilia

Lecturafia elogia la escritura de Gerbrand Bakker en su novela Todo está tranquilo arriba:

La literatura es un arte que consiste en ir tejiendo las palabras como si fuese la tela de una araña, poquito a poco. Y en medio de todo ese proceso tan complejo, el buen escritor se define cuando es capaz de encontrar las palabras justas, de definir el momento concreto de forma aparentemente sencilla pero con una complejidad interior. Esta idea es la que subyace en los libros de Gerbrand Bakker, en los cuales observamos cómo el estilo aparentemente sencillo se relaciona con unos sentimientos muy profundos.

Thiong’o: “El monolingüismo es un veneno para las culturas”

Jacinto Antón habla con Ngũgĩ wa Thiong’o en El País. No os lo perdáis mañana, 10 de mayo, en el CCCB, Barcelona.

“Las lenguas en sí son buenas, el problema viene cuando se trata de crear una falsa jerarquía entre ellas. O se postula que para que exista una lengua otras tienen que desaparecer. Lo malo son las relaciones de poder. Escribo en kikuyo pero no estoy en contra del inglés. El monolinguismo es un veneno, el dióxido de carbono de las culturas, mientras que el bilingüismo es el oxígeno”.

“Los perales tienen la flor blanca”, una lectura que conmueve

Desordenadas Lecturas escribe una reseña sobre “Los perales tienen la flor blanca”, de la que dice que es una novela excelente:

Se narra la vida de una familia compuesta por el padre y tres hijos (dos de ellos gemelos, Klaas y Kees) que viven con su perro y respiran diariamente lamentando una ausencia omnipresente: la de la madre, que se ha ido con un hombre a otro país y prácticamente no da señales de vida.

“Women Writers in Catalan” y la proyección internacional

La agente literaria Carlota Torrents elogia la iniciativa de Women Writers in Catalan, el libro-catálogo con biografías, bibliografías, datos de contacto y muestras de textos de 60 autoras catalanas seleccionadas por Laura Huerga, como una efectiva herramienta de venta.

Aprovechando que están los de Literature Across Frontiers -una plataforma europea por el intercambio literario, la traducción y el debate político- se pensó que era una buena manera de conseguir un eco directo sobre los organizadores de los festivales literarios de Europa.

El paso de Echenoz por el festival Kosmopolis

Este artículo recoge las declaraciones de Jean Echenoz en su paso por el festival de literatura amplificada Kosmopolis, Barcelona. El autor de Enviada especial revela su admiración por Hitchcock, su relación con el público español y el regreso a la ficción contemporánea para rehuir la predictibilidad.

Este regreso a los orígenes nos ha devuelto al Echenoz más juguetón y divertido, con una historia llena de engaños, mentiras, manipulaciones, suplantaciones, doble juegos y la sensación de que nada es nunca lo que parece, lo que hace que el lector siempre esté alerta. Y cuando alguien está siempre alerta, sorprenderle es mucho más gratificante, y Echenoz lo hace.

 

 

Ngũgĩ wa Thiong’o y el Premio Nobel de Literatura 2016

Un artículo incisivo, mordaz y con argumentos sólidos para defender que Thiong’o debió ser el justo ganador del Premio Nobel de Literatura 2016:

Ni Dylan y la “gran canción americana”, ni Modiano y su cierta idea de “la France”, aun menos Vargas Llosa y sus devaneos liberalistas… Kenia y África son nuestro Nobel de 2016, y estamos dispuestos a convencerles para que también sea el suyo.

“Post mortem”, entre los mejores libros

Libros Prohibidos sigue recomendando Post mortem, la inclasificable e inquietante novela de Peter Terrin: primero publicó una fantástica reseña en su blog y ahora lo coloca en la lista de los mejores libros independientes del 2016:

Novela semi-autobiográfica que rompe los esquemas con su estilo onírico y el siempre acertado uso de la meta-narración.

Juan José Saer, a contrapelo

Un artículo de Patricio Pron que nos ayuda a acercarnos a la obra de Saer en conjunto y, más concretamente, a El concepto de ficción, una de nuestras últimas novedades de este semestre:

Algo más de 10 años después de su muerte, la obra del argentino Juan José Saer empieza por fin a ser […] algo más accesible para los lectores, gracias, entre otros, de los responsables de Rayo Verde.

Ngũgĩ wa Thiong’o, merecedor del Nobel de Literatura 2016

En esta breve reseña, Francesc Bon se suma a los que reclaman el Nobel para Thiong’o y defiende las principales razones por la que hay que leer Sueños en tiempos de guerra, el primer volumen de la trilogía autobiográfica del autor africano:

¡Pero qué hacemos sin montar la polémica! El Nobel, ¿a Dylan? Éste, este escritor era uno de los que sonaban, y aquí lo tenemos, qué bien me habría ido, qué giro oportunista me he perdido porque estos señores suecos no se hayan decidido, contra toda lógica de democrática y cíclica compensación, a premiar un representante de la literatura africana.

Juan José Saer en la selva espesa de lo real

Matías Néspolo reivindica la inigualable calidad literaria de la obra de Juan José Saer y defensa la necesidad de promover, publicar y leer a este autor imprescindible:

Decir que Juan José Saer es el mejor escritor argentino es una manera de desmerecer su obra. Sería preciso decir, para ser más exactos, que Saer es uno de los mejores escritores en cualquier lengua y que su obra está situada del otro lado de las fronteras, en esa tierra de nadie que es el lugar mismo de la literatura.

Ngugi wa Thiong’o: “Escribo porque tengo que hacerlo”

¿Qué proceso creativo sigue Ngugi wa Thiong’o, autor de Sueños en tiempos de guerra, para escribir? ¿Qué referentes le han inspirado? ¿Qué motivaciones hay detrás de la elección de la lengua que utiliza? En esta entrevista podréis encontrar todas las respuestas a estas preguntas (y a muchas otras) y así conocer mejor uno de los escritores más importantes de la literatura africana y mundial.

El Comité del Nobel se equivocó: Thiong’o es el autor que el mundo necesita

Un artículo incisivo e informativo al mismo tiempo: a través de una revisión completa de la obra de Thiong’o, Rejeev Balasubramanyam hace una crítica a la política y a la sociedad actuales, y defensa que conceder el Nobel al autor africano habría significado un primer paso para empezar a cambiar algunos de los problemas que vivimos cada día:

In October 2016, the United States is saddled with a presidential candidate who peddles in misogyny and appeals to white supremacists. In many other countries, neo-liberals are vying with the far right for power, and the left is at its weakest. In light of all of this, the Nobel committee’s decision felt infuriatingly myopic. This was the year we needed a writer like Ngugi.

“Últims testimonis”, novedad editorial

Breve entrevista a Laura Huerga, editora de Raig Verd, sobre el último libro que ha publicado de Aleksiévich y los proyectos futuros que comparten con la autora bielorrusa.

En esta obra Aleksiévich busca la aproximación más directa posible y nos hace llegar la realidad de aquel tiempo a través de las miradas más limpias que encontró.

Ngugi: la mirada de los condenados de la Tierra

P. Unamuno resume en este artículo Sueños en tiempos de guerra, el primer volumen de la trilogía de memorias de Ngugi wa Thiong’o, uno de los eternos candidatos al Nobel.

De niño, la vida consiste en una confusa sucesión de retazos, teselas de un mosaico al que sólo los años son capaces de dar forma. La infancia del escritor, pensador y activista nigeriano Ngugi wa Thiong’o no difirió de lo usual salvo por la gran cantidad y dureza de las piezas que se vio obligado a encajar antes de ser mayor de edad.

Kevin Barry: Lennon era un don Quijote que buscaba el significado de la vida

El autor irlandés habla sobre el proceso de inspiración y documentación que le permitió captar la personalidad compleja y cambiante de John Lennon y convertirlo en el protagonista de Beatlebone, su última novela.

He intentado hacer un retrato del artista y quería transmitir verosimilitud, utilizando para ello cosas de mi propia experiencia vital. Los párrafos salían sin ningún esfuerzo.

“La pesquisa” de Saer, lectura imprescindible

En esta reseña sobre La pesquisa, Francesc Bon argumenta de forma clara y breve las razones por las que Saer debería ser considerado uno de los grandes escritores de todos los tiempos:

La pesquisa es una obra ejemplar en su capacidad de extenderse hacia todos los ámbitos posibles, y en certificar frase a frase su validez para lectura y relectura. Saer […] se mantuvo, desconozco los motivos, a la sombra de autores más renombrados o más elogiados. Pero libros como éste demuestran que merecía estar al frente.

Entrevista a Kevin Barry, autor de “Beatlebone”

Esta entrevista de Ima Sanchís nos revela la explicación que se esconde detrás de algunas de las partes más profundas y conmovedoras (y puede que más difíciles de captar) de Beatlebone, el nuevo libro de Kevin Barry.

El eco de los sentimientos humanos persiste en los paisajes, como espectros ajenos al tiempo.

Kevin Barry, “Beatlebone” y la isla de Lennon

Matías Néspolo nos acerca al proceso creativo que realizó Kevin Barry en Beatlebone para conseguir captar la esencia de una figura tan icónica como John Lennon y convertirlo en el protagonista de su última novela.

Intenté imaginarme el tipo de novela que Lennon hubiera podido escribir.

“Baladinas y romances” en Pangea Libros

Pangea Libros destaca en esta breve reseña de Cuando los dioses bajaron a Varsovia y alrededores los principales atractivos de la obra para los potenciales lectores.

Se trata de un relato largo y complejo, pero no de difícil lectura, donde el lector se entretiene con las eventualidades. Muy recomendable para lectores que disfrutan de narrativa general o contemporánea, donde las vidas de los personajes tejen una novela de relaciones muy significativas y bastante curiosas.

Fantasmas de fantasmas

Ricardo Menéndez reseña Post Mortem en el espacio “Canal libros” del diario La opinión de Málaga.

Hay muchas novelas en Post mortem, del escritor flamenco Peter Terrin, y todas son excelentes. El modelo de la muñeca rusa es válido para indagar en esta ficción perturbadora, que analiza asuntos tan dispares entre sí como los miedos de la paternidad, la fragilidad de nuestras vidas, la realidad que imita al arte, la vanidad del artista o la idea de la novela como gran caníbal, suerte de tonel de las Danaides que nunca se llena por mucha agua que se disponga en él. Los pliegues y estratos de este artefacto parecen infinitos.

El cementerio de los reyes menores: “colección de relatos no apta para pusilánimes”

Reseña en el blog Libros Prohibidos de El cementerio de los reyes menores, de Zoran Malkoč:

Desde que escribo en Libros Prohibidos creo haberme topado con bastantes rarezas, libros difíciles de catalogar y otros que escapan a todo intento de ligarlos a lo ya conocido. Lo que hoy les traigo da una nueva vuelta de tuerca al término “raro”.

Libros Prohibidos

“El cementerio de los reyes menores”. Talento para morir sin un final

Rubén Soriano nos explica en esta reseña la viva impresión que le causó El cementerio de los reyes menores:

Malkoč utiliza esa poética sencillez en la amargura de una posguerra para crear una sincera visión del desgaste humano, haciendo de la normalidad un hogar para el trastorno de quien ha mantenido la locura dentro de su mente, retorcida a los ojos del resto, apaciguada en la coherencia para otros.

“El leñador”, lectura recomendada para este mes julio

El blog Mucha Más Literatura recomienda El leñador como lectura de novela negra para este mes de julio:

Hasta ahora, todo lo que un servidor ha catado de esta editorial ha sido ajeno al género noir, y he de decir que me ha sorprendido su calidad en la línea editorial. “La primera novela negra queer de Witkowskila actual estrella de la literatura polaca”.

Saer, una memoria a medio borrar

Hinde Pomeraniec revive los recuerdos que conserva de las cuatro entrevistas que ha hecho a Juan José Saer:

Pensé en cómo no me di cuenta de que en algún momento no iba a haber más charlas con Saer, de que en algún momento no iba a haber más Saer; me enojé conmigo por no haber podido advertir que alguna vez podría querer recuperar lo dicho por él y pensé, también, algo aún más desolador y es que alguna vez no habrá ni siquiera un yo que recuerde y pueda dar testimonio de aquella siesta ni describir la imagen de un hombre brillante .

Un escritor, su hija y dos dramas

En esta breve reseña de Ernest Alós describe los principales aspectos de la novela Post Mortem, de Peter Terrin.

Autoficción sobre la experiencia de un padre angustiado. Juego metaliterario sobre el trabajo del novelista. Y sin embargo, el libro funciona con los mecanismos del suspense (muy Koch la combinación también, por cierto). “Cuando escribo busco que haya por lo menos un cierto grado de intriga para el lector, no soy de aquellos escritores que menosprecia el argumento”. ¿Sería, digamos, un ‘thriller literario’? “Esa categoría ya no se puede utilizar, se ha convertido en un instrumento de márketing; pero de hecho –admite-, no he escrito más que ‘thrillers literarios’”.

El escritor con ‘biofobia’

Laura Fernández reseña para El Mundo la última novela de Peter Terrin publicada en España. Terrin explica las dos ideas base de la novela, el nacimiento de una idea para un libro en la mente de un escritor y el trauma por el que pasó su hija Renée.

«Inventé un personaje que era yo mismo pensando en escribir aquella otra novela sobre el escritor famoso y a partir de ahí, el mecanismo de la ficción se puso en marcha», dice. Su personaje, además, permite al lector descubrir cómo surge un libro en la cabeza de un autor y cómo va tomando forma. «Durante la primera parte de la novela todo es muy confuso, pero así es la vida de un escritor. La realidad y la ficción se entremezclan todo el rato, inevitablemente», asegura.

Cultura en tensión: críticas a la cultura neoliberal y propuestas para una cultura transformadora

Albert Alexandre publica en Arainfo. Diario Libre d’Aragón una reseña de la última propuesta de no-ficción de Rayo Verde, poniendo en valor la visión crítica de las autoras y autores sobre el panorama cultural actual.

Más allá del tópico, Cultura en tensión es el trampolín desde el que saltar a un debate que concierne a toda la ciudadanía. La cultura es el medio por el que nuestras sociedades se expresan, se definen y se autoafirman. Parece que desde hace tiempo hemos perdido la voz (o mejor será decir, la hemos cedido sin darnos cuenta) y esta recopilación de ensayos nos da algunas fórmulas para reconquistarla.

“Zoran Malkoč. Ardor en el estómago”

Hay una pequeña región literaria a la que por cruenta, cruda o especialmente incisiva en el género del desastre humano, se la toca apenas de cuando en cuando para recordarnos cuáles son las regiones más oscuras de la narración. A veces, con un resultado vomitivo; otras, como es el caso del libro de relatos de Zoran Malkoč,El cementerio de los reyes menores, provocando una adicción tan blanca como la polvareda que deja una droga: con un regusto de inocencia bruscamente cercenado con la brevedad de su narración impecable.

¡Pinchad en el enlace para leer la reseña completa!

El Placer de “Glosa”

El Placer de la Lectura ha publicado una reseña de Glosa (Juan José Saer) por José de María Romero:

Saer utiliza el discurrir de la conciencia de dos amigos, Leto y el Matemático, para sugerir la forma en que la mente fluye a través del tiempo. La memoria, la realidad y la emoción se encuentran, por turnos, y se recombinan en un fascinante caleidoscopio.

“El cementerio” en El Periódico

Jordi Puntí ha reseñado la colección de relatos de Zoran Malkoc, El cementerio de los reyes menores, para El Periódico!

…una sencillez casi hiriente, sin grandes palabras, con el recurso de la picaresca y con la bestialidad como refugio.

Seguid el enlace para el artículo completo.

Bakker: “Me gustan los libros que puedan leer personas de 10 a 80 años”

Ganador de varios premios en su trayectoria como el Impac 2010, el Llibreter o el Independent Foreign Fiction Prize 2013, el neerlandés explicó ayer, en el marco de la Semana del Libro en Catalán, que esta novela es la primera que escribió, hace 15 años, y es ahora cuando llega traducida al castellano y al catalán de la mano de Rayo Verde/Raig Verd, después de la buena acogida de otras dos obras suyas como «Todo está tranquilo arriba» y «Diez gansos blancos», traducidas a una veintena de idiomas.

Librería La Buena Vida recomienda

Los perales tienen la flor blanca de Gerbrand Bakker.

afronta un libro que nosotros vamos a proponer a adolescentes en nuestra Zona Reservada, el espacio dedicado a ellos en La Buena Vida.

Gerbrand Bakker en La Setmana del Llibre en català

Ganador de varios premios en su trayectoria como el Impac 2010, el Llibreter o el Independent Foreign Fiction Prize 2013, el neerlandés ha explicado hoy, en el marco de la Semana del Libro en Catalán, que esta novela es la primera que escribió, hace 15 años.

Ahora llega traducida al castellano y al catalán de la mano de Rayo Verde/Raig Verd, después de la buena acogida de otras dos obras suyas, Todo está tranquilo arriba y Diez ocas blancas, traducidas a una veintena de idiomas.

La primera versión de esta novela de Bakker, que también ejerce de jardinero e instructor de patinaje sobre hielo, estaba muy pensada para un público de jóvenes lectores, pero, luego, la reescribió para que fuera legible para todos los públicos.

En este punto, ha aseverado que, cuando escribe para niños y jóvenes, es “como si lo hiciera de rodillas, contando las cosas de forma muy clara, mientras que para el público adulto hay cosas que no hace falta explicar”.

En Los perales tienen la flor blanca, los protagonistas son tres hermanos, a los que les cambia la vida el día en el que uno de ellos pierde la vista tras sufrir un accidente en el coche familiar.

Novelas negras para el verano: Thrillers, clásicos y alguna sorpresa

Ciudad de Bohane, Kevin Barry (Rayo Verde, traducción de Javier Calvo). Vuelvo a recomendar esta novela por original, poderosa, distinta. Una narración sobrecogedora de la lucha de una panda de desalmados que sólo conocen la violencia y la destrucción por controlar un agujero infecto, su agujero. Una historia de mafias, del amor que puede surgir entre la peor gente, de la desesperación y la lucha por la supervivencia en una ciudad más allá de la mitad del siglo XXI. Pero no esperen una novela lenta. Ciudad de Bohane emociona, inquieta, entretiene y fascina. Una lectura de verano muy diferente. Una distopía negra.

Los desafortunados, una experiencia literaria única

¿Puede un libro en estos momentos, después de todo lo que llevamos leído y visto, asombrar al lector más recalcitrante? A pesar de lo que pudiera parecer, sí. Y prueba fehaciente de ello es Los desafortunados, la obra de B. S. Johnson, un bello estuche con una novela desestructurada en 27 pedazos, pliegos o capítulos, que el lector ha de leer en el orden que quiera. Sin cosidos, sin grapados, con una cenefa que une todo ello, dentro de una caja. Y que según su lectura, en el orden que haya elegido, así llegará a sus propias conclusiones. Este más difícil todavía, que tiene sus antecesores en Rayuela, de Julio Cortázar, o la deslumbrante novela Cabaret Biarritz, de José C. Vales, es un paso adelante a la experimentación infinita por parte del intrépido lector que no se conforma con los típicos best-sellers del verano y desea lecturas estimulantes y originales, provistas, eso sí, de gran calidad. Os propongo que le echéis un vistazo y os adentréis en esta inusitada aventura de la editorial Rayo Verde.
A continuación os dejo unas palabras de la propia editorial.

Los desafortunados en Qué leer

Dice Jonathan Coe en la introducción a esta novela: “Mucho más que un raro retoño del experimentalismo de los sesenta. Es un libro único y maravilloso: un clásico de su época y de la nuestra”. Como autor de la biografía sobre el autor, que le hizo ganar el premio Samuel Johnson en 2005, es comprensible el entusiasmo de Coe sobre un novelista que, en los años sesenta, rompió con los moldes establecidos y renovó el concepto de ficción en el panorama británico. La admiración de Bryan Stanley Johnson por Beckett y particularmente por Joyce –a quien consideraba el autor que había clausurado la forma directa y dickensiana de escribir–, unida a su defensa de elaborar la ficción sobre la base de las propias experiencias vitales y de experimentar más allá de los lugares comunes, le otorgaron en su momento una notable popularidad. Popularidad más tarde perdida, lo que le provocó una honda depresión que acabó conduciéndolo al suicidio.

Glosa en Boomeran(g)

«Glosa  creo que podría considerarse la mejor suya, al menos hasta que leamos la próxima. Es también de muy grata lectura. Saer ha venido perfeccionando, quizás involuntariamente, su costado thriller, la creación de un interés hipnótico y esa suerte de impulso deseante por llegar al final, deseo tematizado al modo paradójico aquí, pues de lo que se trata es justamente de la eternización del instante de felicidad».

El Porteño

Juan José Saer: el testigo y la violencia

El entenado vendría a ser el dictado de este sobreviviente años después, en la vejez. Una historia que como todas las buenas historias siempre tendrá algo de calco, de relato que copia a otro. En este caso no solo por cierto esprit alucinatorio (un sobreviviente solo puede narrar desde la alucinación), sino por la constante reflexión sobre la no-muerte y la antropofagia en el deseomemoria. Es decir, la muerte como proyecto de fracaso.

Em pregunto si em puc fiar dels records…

Més enllà del detall formal del llibre, jo en destacaria especialment la prosa colpidora que fa servir per narrar una història d’amistat i de mort. El dolor, la ràbia i la impotència que sent Johnson per la mort de l’amic vessa uns valors universals que toquen la fibra sense caure en cap cas en la sensibleria. Val a dir que també hi ha lloc per a passatges extraordinaris que trenquen la intensitat emotiva de la novel·la i que diverteixen al lector amb la sinceritat descarnada de l’autor, com quan narra les misèries de la seva feina com a periodista esportiu. La història que llegim en aquesta novel·la, encara que des del principi siguem sabedors de la mort de l’amic, és en el fons la història d’una vida amb tota la seva cruesa però també la seva bellesa.

Hito de la literatura experimental

Su obra maestra es Los desafortunados, convertida en santo y seña de un grupo muy reducido de lectores que siguió celebrando a Johnson. Para el resto cayó en el olvido.

Viene en una caja (así por fortuna la ha editado Rayo Verde), fue escrita en 1969, seis años después de Rayuela. El libro, cabría decir la caja–“un envoltorio prescindible”, según el autor–, incluye 27 pliegos sueltos sin coser, de los cuales sólo el primero y el último tienen su orden preestablecido, los otros cuadernillos puede leerlos el lector como le venga en gana. “Si los lectores prefiriesen no aceptar el orden aleatorio en que reciben la novela, antes de leerla podrán disponer las partes en cualquier otro orden también aleatorio”, se advierte.

Los desafortunados en TV3

Los desafortunados es la obra más personal e íntima de B.S. Johnson. Fuera de los conceptos formales de la literatura, Johnson se redescubre como un escritor innovador y transformador.

Esta obra, descatalogada hace años, consiguió traspasar la mera palabra entendiendo contenido y continente como uno solo para hablar de uno de los grandes temas que preocupan al ser humano: la fragilidad de la vida.

Dispuesto en pliegos sueltos en una caja que se pueden leer desordenados porque son recuerdos (y los recuerdos llegan a la mente de forma desordenada) Johnson relata las vivencias de la enfermedad de su mejor amigo, que murió de cáncer demasiado joven. Esa disposición del texto, en esas páginas sueltas que uno no puede evitar coger como si se fueran a romper, nos introduce en la novela de inmediato, con la resolución misma que tenía su autor. La fragilidad del libro nos transporta dentro y la historia que relata y cómo la relata, con esa suerte de humor negro y esa capacidad de autocrítica, de verse a uno mismo como más importante que el mismo enfermo, nos revela el egoísmo y la subjetividad que siempre se mueve en algún rincón de las personas.

Decenas de pliegos sueltos en una caja, que pueden ser leídos sin un orden fijado. Como nuestros pensamientos y nuestros recuerdos, desordenados, inacabados, confusos, deformes…  Una obra de arte dentro de una caja: el sueño de todo amante de los libros. Abrir la caja como un regalo.

Mal fútbol, buenísima literatura

‘Los desafortunados’ apareció en febrero de 1969 y, si fuéramos clásicos en nuestras apreciaciones, deberíamos juzgarlo como un precursor de la literatura del duelo, pero con Johnson es imposible acotar tanto el terreno. La idea de esta novela heterodoxa y con la verdad por bandera nació de un viaje a Nottingham, donde acudió el autor para cubrir un anodino partido de fútbol que le permitió recordar con nítida bruma muchos de los recuerdos vividos en la ciudad junto a su amigo Tony, muerto de cáncer pocos años antes. Mientras el juego avanzaba se amontaba la memoria, deshilachada como el volumen editado por Rayo Verde, y ello no obedece a ningún capricho, sólo a lo aleatorio de la mente, azarosa en el batiburrillo de pensamientos generados por el espacio y las efemérides recobradas, esparcidas en el cerebro sin una estructura concreta, sólidas en el texto, líquidas en el vaivén neuronal.

Mediante este recurso desafió la lógica de la sucesión numérica sin imitar las hojas sueltas de ‘Composición nº1’ de Marc Saporta. La única condición para leer como se debe ‘Los desafortunados’ es respetar el inicio y la conclusión, los 25 pliegues restantes pueden mezclarse como si fueran cartas de una baraja vital donde las piezas terminan por encajar porque forman parte de un todo coherente. La única fisura, motivo de extrañeza para quien se aferre a la normalidad, es su forma, perfecta para dar a la literatura mimbres conceptuales desde lo objetual.

Saer, diez años de magisterio ausente

Si Nadie nada nunca, escrita durante cuatro años en difíciles circunstancias personales, le valió general reconocimiento de la crítica, Glosa fue la confirmación de la fertilidad de los instrumentos de representación que el argentino había ido construyendo. La anécdota es mínima. Dos amigos, Leto y el Matemático, miembros ambos del grupo de personajes que reaparecen una y otra vez en novelas de Saer, tienen un fortuito encuentro callejero que los hará recorrer juntos 21 cuadras (manzanas). Durante ese paseo, ambos se dedicarán a reconstruir el cumpleaños de un tercero, al que ninguno de los dos ha asistido y del que sólo tienen noticia por fragmentarios relatos ajenos, algunos delirantes. El resultado son 220 páginas sobre los límites de la posibilidad de narrar, repletas de demoradas descripciones, de recuerdos recurrentes, de añadidos, correcciones y desmentidos, que cabalgan sobre una estructura inspirada en El Banquete de Platón y que acaban revelándose como una compleja conjetura sobre esa incertidumbre a la que, sostiene Saer, llamamos realidad.

Saer, por Juan Becerra

A diez años de la muerte del escritor, ensayista y poeta Juan José Saer, su colega Juan Becerra lee al autor de El entenado según el peso en su propia literatura, la pasada y la presente, donde aparece de manera fantasmática, sin desaparecer: pasar por Saer, pareciera decir Becerra, no es una experiencia susceptible de perderse u olvidarse.

Juan José Saer: el testigo y la violencia

La obra de Juan José Saer es una de las más lúcidas de finales del siglo XX, cuenta con dos o tres obras maestras. Una de ellas, inacabada: La grande. Novela que estaba haciendo al morir y pretendía ser un resumen de todo lo “construido” en años y años de oficio, además de varios ensayos ya esenciales en el mondo latinoamericano: El concepto de ficción, una antología que debería ser estudiada por todo aquel que desee pensar la literatura, y La narración-objeto, otro imperdible.

Pero el que quizá haya sido su libro más leído, por morboso, reescritural, lúdico y transbarroco sea El entenado (Rayo verde Editorial, Barcelona, 2013). Una novela inspirada en un párrafo de la Historia argentina de José Busaniche donde, al decir de Florencia Abbate, una de las últimas investigadoras de Saer, la primera expedición del conquistador Juan Díaz de Solís al Río de la Plata “al bajar a tierra, (…) fue sorprendida por una tribu de indígenas [Colastiné], quienes luego de atacar a los españoles, se los comieron. Francisco del Puerto, el grumete, se salvó de la muerte pero fue capturado por la tribu y permaneció cautivo durante diez años, hasta que llegó la expedición al mando de Sebastián Gaboto y lo trasladó de vuelta a España”.

El universo Saer, a 10 años de su muerte

El pasado jueves, 11 de junio, día en que se cumplieron diez años de la muerte del santafesino, la editorial realizó un homenaje en Casa de América de Madrid, en el que los periodistas Juan Cruz y José Ignacio Padilla realizaron un repaso por su obra. Asimismo, Rubén Tejerina realizó una lectura dramatizada de El entenado .

“Es habitual leer que Saer no es un autor para las masas, esto es porque es un escritor exigente con su lector, al que invita a la reflexión y al cuestionamiento. Eso es lo interesante de su narrativa, porque obliga al lector a crecer, a desarrollar una visión más profunda”, han escrito Del Valle y Huerga en el ensayo en que reúnen textos y estudios sobre Saer, además de algunos fragmentos de sus libros, y que se entrega con la reciente edición de Glosa .

Rayo verde es una editorial independiente que se ha puesto al hombro la difusión de la obra de Saer en España, donde, dicen las editoras, su obra “había sufrido el abandono”.

Destacan en su estudio la construcción, en clave visual, del relato saeriano: “Buscará siempre los diversos enfoques de un mismo suceso, explicando así la incapacidad de las palabras para contar los sucesos. Para la construcción narrativa sólo utiliza detalles de superficie, luz, sonidos, escenarios, ritmo; recursos propios de la narración cinematográfica. La mirada del personaje se sitúa sobre el mundo como una cámara y será el lector quien deduzca y cree en su imaginación la interioridad de los personajes”.

Y 10 años después, Saer sigue ahí…

“Con la lluvia, llegó el otoño, y con el otoño, el tiempo del vino.”

Ése fue sólo el arranque que dejó escrito del séptimo y último capítulo de La grande, la que sería su novela más extensa y quizá la más ambiciosa y lograda, cuando un cáncer de pulmón se lo llevó el 11 de junio de 2005 en París.

Lo cierto es que Saer también cosecha cada día más lectores y acapara la atención de la crítica en otros ámbitos, como el español, donde aún no circulan las ediciones póstumas de sus Papeles de trabajo. “No tuvo mucha suerte en su vida editorial, ni tampoco buen lobby para los premios -sólo le dieron el Nadal en 1987 por La ocasión-, pero se llevó el más importante, al que muy pocos acceden: el de la posteridad”, dice el poeta y ensayista Edgardo Dobry. “Y es significativo, porque nunca fue un escritor de lectores masivos, pero siempre hay una célula saeriana en activo”, bromea en referencia a la editorial independiente Rayo Verde, que ha comenzado a reponer toda su obra en las librerías españolas, además de lanzar una guía, Universo Saer, de Marina Del Valle Blanco y Laura Huerga.

Che, Rayo Verde Editorial ya se oye en Argentina.

El recuerdo de un autor tan ineludible como eludido

“Saer escribía como lector y leía como escritor –plantea Chejfec–. Esa discordancia convierte su obra en única. Se supone que un escritor debe creer absolutamente en lo que escribe; Saer en cambio tenía una conciencia crítica extraña, un poco desengañada: sabía que toda literatura, hasta la más sublime o particular, se transmuta tarde o temprano en convención. Esa creencia operó como una limitación, en el sentido de que generó una actitud bastante escéptica frente a sus resultados pero absolutamente comprometida con sus premisas. Es cruel retacearle a un escritor importante su pizca de primicia, pero no sé si el eje de lo nuevo es el más útil para describir a Saer, salvo que digamos que en todo lo nuevo debe haber una ambivalencia, aunque creo que no es la idea. Más bien, creo que su obra combinatoria moderniza parte de la literatura argentina, lo cual produce otro arraigo. Lo nuevo a secas estuvo representado antes por  Cortázar y después por  Puig.” Dupont señala que en casi todas las novelas y relatos, Saer toma las formas de la gran tradición modernista de principios de siglo –James Joyce, Virginia Woolf, Faulkner, Marcel Proust, Robert Musil– y del nouveau roman, sobre todo Alain Robbe-Grillet, y las cruza con el paisaje. “A su modo, ya lo había hecho su maestro Juanele Ortiz con  Mallarmé y los simbolistas, franceses y belgas, y el paisaje ribereño. Y además está eso de llevar a la prosa los procedimientos, los ritmos y los tiempos que generalmente se le atribuyen a la poesía. Ese es el ‘experimento’ de Saer, que a su vez él reinventa a lo largo de su obra, porque en todos sus libros, si bien hay una continuidad muy evidente, también hay una suerte de apuesta narrativa nueva que busca abrir nuevos canales.”

 

‘Ciudad de Bohane’: la perfecta distopía negra

Hubo un tiempo en el que quien esto escribe andaba perdido buceando en distopías, ucronías y recreaciones inciertas de mundos futuros con una fuerte carga filosófica y política. La fiebre me volvió, como un virus que se mantenía latente en mi interior, nada más abrir Ciudad de Bohane de Kevin Barry (Rayo Verde, traducción de Javier Calvo). Barry (Limerick, 1969) narra en esta primera novela la trágica y brutal historia de una ciudad condenada a vivir sumida en la violencia, la putrefacción moral y física y la noche más oscura. Una distopía negra, criminal y salvaje con la propia ciudad, la nostalgia por la Era Perdida y un vendaval como invitados de honor.

Una narración sobrecogedora de la lucha de una panda de desalmados que sólo conocen la violencia y la destrucción por controlar un agujero infecto, su agujero. Una historia de mafias, del amor que puede surgir entre la peor gente, de la desesperación y la lucha por la supervivencia en una ciudad más allá de la mitad del siglo XXI.

Ciudad de Bohane en el Diario de Mallorca

Alguien ha escrito que si el músico Nick Cave y el novelista irlandés Roddy Doyle –autor, por ejemplo, de The Commitments– tuviesen descendencia, el resultado sería el irlandés Kevin Barry. O sea, un perverso
generador de desasosiego.

Eugenio Fuentes, Diario de Mallorca

Entrevista a Afonso Cruz, por La Razón

Aquel personaje me pareció una metáfora idónea para construir un libro sobre el otro, acerca de otras personas que nos dan la vida. La posibilidad de dar voz a otro y dar, así, vida. Y es de esta manera como fui construyendo vidas y como surgió este libro.

La Muñeca: Tranquila e hipnótica, intensa y misteriosa

El estilo de la narrativa de Afonso Cruz, es un estilo tranquilo que se va desarrollando de manera suave sin alteraciones y casi sin hacer ruido pero que va hipnotizando poco a poco al lector hasta caer rendido.

Un placer, un descubrimiento que, como ya he dicho en otras ocasiones, estas lecturas suman puntos y se guardan en la memoria del lector.

Una apuesta distinta

Una novela oscura y poderosa sobre una ciudad ucrónica y algo distópica en la que varias mafias luchan por el poder. Un submundo creado con una fuerza alucinante para ser una primera novela. Y la edición es de tapa blanda pero elegante. Y la traducción es genial. Hablaremos de este libro de manera más extensa.

Una buena apuesta de una editorial valiente

Qué primera novela, qué extraño universo, algo distópico, algo ucrónico, con una ciudad y un montón de mafias enemigas como protagonistas. Distinta, arrebatadora. Una buena apuesta de una editorial valiente.

Entrevista a Kevin Barry, autor de “Ciudad de Bohane”

El escritor irlandés Kevin Barry es prácticamente desconocido en España. Sin embargo, su carta de presentación no puede ser mejor. Con su primera novela, que ahora se publica en nuestro país, Ciudad de Bohane, publicada en su país en 2011, se hizo acreedor, dos años después, de los prestigiosos premios Impac 2013 y el de Literatura de la Unión Europea, además del Author´s First Novel Award. ¡No ha podido tener un mejor inicio! Lo que le ha valido para que la editorial Rayo Verde se fijara en él.

Álvaro del Olmo en Periodista Digital

Álvaro del Olmo Alonso, autor de la novela Hombre sobre una escultura, habla sobre referencias literarias, arte, estructura, títulos y mucho más en una nueva entrevista con Periodista Digital

La Muñeca de Kokoschka en Espacio Kattigara

En el minuto 7:40 del vídeo Aura Tazón habla de Rayo Verde y nuestra Muñeca de Kokoschka. En su estupenda recomendación destaca la belleza y complejidad de la obra así como la atención a la calidad y al detalle de nos caracteriza como editorial.

Nadie nada nunca: realidad, perspectiva y forma

Lo que le interesa a Saer aquí es analizar la percepción que tienen de su realidad los escasos personajes que vienen a encontrarse en un zona muy delimitada del mundo. […] La realidad narrada desde la perspectiva del Gato, de Elisa, del Ladeado, o del Bañero, personaje que vigila la playa. De fondo una realidad ominosa: alguien está asesinado caballos por la noche; y un inspector de policía (curiosamente apodado Caballo) que está dispuesto a torturar a los sospechosos para conseguir una confesión. Desde un fondo aún más oscuro, un contexto histórico: la dictadura de Videla. La muerte de los caballos puede ser debida a unas maniobras militares, opinan algunos, alguien está haciendo prácticas de tiro y las muertes (al menos las primeras) son por accidente; o puede que se deban a venganzas personales.

Ciudad de Bohane, cargada de premios

Ciudad de Bohane no sólo es la primera novela de Kevin Barry, es también Premio de Literatura de la Unión Europea, Premio Internacional IMPAC de Dublin 2013 y Premio Author’s Club First Novel Award y además es la gran protagonista de su propia historia. Viciada de violencia, avaricia y corrupción, es el escenario de una guerra de bandas que combaten por el control de la ciudad.
Ciudad de Bohane es la gran protagonista de esta historia. Viciada de violencia, avaricia y corrupción, es el escenario de una guerra de bandas que combaten por el control de la ciudad.

El escritor escrito

El resultado es de una riqueza insólita y extraña, que quizá solo encuentre su sentido en el relato final, “Me gustaría (versión orquestal)”, presentado como un diálogo de los principales actores consigo mismos en cuanto escritores de este conjunto de relatos, y por supuesto de manera subliminal con la propia autora, y que se ofrece como una revisión final del propio libro, de su génesis e intenciones, llegando incluso a cuestionarse la pertinencia de su título y su justificación, y, sobre todo, cerrándose así el ciclo de la crónica familiar. De este modo, la autora ha logrado lo que su personaje expresa: “Se trata de conseguir un equilibrio entre lo cerebral y lo emocional —añade él—. Álgebra y fuego, como decía Borges”.

La opinión de la Librería Hipérbole

Sólo una cosa al terminar La Muñeca de Kokoschka,

creo que sois un crepúsculo, algo que ya es pasado y se aferra al presente para impulsarse con toda su energía hacia el futuro. No tengo ni idea de lo que significa pero es lo que siento al terminar este libro y recordar vuestros anteriores. Sois un puñetazo de Bogart interpretando a Spade.

Al abrir uno de vuestros libros desconozco lo que me voy a encontrar. Sois nervio, angustia, ira y tormento, vuestra fisicidad me tiene atrapado. Poseéis un brillo, una certeza y seguridad en cada una de vuestras vidas que acongoja, da miedo. Provocáis que sienta la necesidad de coger del cuello a cada uno de los clientes que entran en mi librería y obligarles a comprar vuestros espejismos, porque es como yo los veo, espejismos en el desierto, imágenes irreales de algo que parece no tener sentido pero que poco a poco va organizándose en el inconsciente para estallar en innumerables colores.

Cada libro un latido, un impulso de vida, la sangre presionando mis sienes, la ansiedad ante un vacío que espero siempre llenéis.

Un abrazo enorme, y un deseo de fortuna para cada uno de vuestros libros.

Desaparecer

Sin memoria, además, no hay posibilidad de catarsis y Las tres muertes de K, además de resultar un necesario canto contra la deshumanización plenamente vigente, es un valiente ejercicio de intentar conjurar los “demonios del pasado” que persiguen al superviviente durante toda su vida. Porque no puede ser al final que el cartero del inicio sea ese dybbuk, esa alma en desasosiego, que se adhiere a una persona, generalmente para atormentarla, en la mitología judía, que se presenta con el franqueo pagado apuntando culpas y omisiones “como si más allá de la muerte innecesaria, quisieran estropear la vida necesaria, esa que no cesa y que nos demandan los hijos y los nietos”.

 

Porque otra lección que no debemos olvidar es que por mucha cera que pongamos en nuestros oídos, nada podrá protegernos del silencio atroz de las sirenas.

 

Los doce terrores de la Navidad en Babelia

La interesante editorial Rayo Verde inaugura colección, Singulares, con esta delicatessen navideña. Barata, culta, cuidada y simpática. ¿Qué más puede uno querer para regalar y regalarse? Se trata de Los doce terrores de la Navidad. Una lástima que sólo sean 12 porque el libro lo firman dos grandes como el ilustrador Edward Gorey y el escritor John Updike. Gorey es el tipo al que Tim Burton le debe mil cervezas. Excéntrico, tierno y macabro, sus trabajos son personales e identificables. Libros del Zorro Rojo ha editado muchos de sus libros.

Updike fue uno de los mejores exponentes de la narrativa norteamericana contemporánea, un centauro de la línea clara y del escalpelo profundo sobre la piel y el hueso de la clase media que se embuchaba insatisfecha los sucesivos platos del sueño americano con las salsas de los cincuenta, los sesenta, los setenta y así hasta su colapso y reseteado actual. Como cantaban aquéllos: Updike es (casi) siempre magia con precisión y aquí lo vienen sirviendo los últimos años Tusquets y RBA. Gorey y Updike unieron fuerzas y sentido del humor, nostalgia y vinagre para este librillo inédito en nuestro país pero que en Estados Unidos vio la luz en 1993.

Entrevista Capotiana a Álvaro del Olmo

¿Prefiere los animales a la gente?
Prefiero un poco de animalidad en la gente.

¿Es usted cruel?
Yo no.

¿Tiene muchos amigos?
No, claro que no. ¿Alguien los tiene?

¿Qué cualidades busca en sus amigos?
Que tengan dos carreras, que hablen tres idiomas y dos años de experiencia. Y luego les digo que ya les llamaré.

La magia de Víctor Sabaté

Sabaté retrata perfectamente, y estoy seguro que gracias a haberlas sufrido en sus propias carnes, las dificultades que encuentra un apasionado de la literatura cuando decide dar el salto a escribir. La dificultad de concebir una historia y que llegue a editores que decidan publicarte.

Ésta es una historia de frustración, de autojustificación del fracaso, y de como algunas cosas pueden distraernos de lograr nuestro verdadero objetivo.

Y todo ello Sabaté lo mezcla con gran maestría con una historia de misterio acerca de un supuesto plagiador de novelas que la única manera de explicar como trabaja es que pueda viajar en el tiempo. ¿Resolverá el misterio?

Nadie nada nunca no te deja indiferente

En Nadie nada nunca de Juan José Saer encontramos una historia centrada en la vida cotidiana. Saer busca transgredir, crear emociones en el lector y no dejarle indiferente. Para ello recurre a la repetición y al hecho de transmitir una sensación de constante monotonía en la narración. Los hechos se nos narran una y otra vez, una y otra vez. Uno tiene la impresión de que la historia no avanza, de que existe una exasperante lentitud, pero de repente nos damos cuenta de que el autor está intentando contarnos las cosas valiéndose de diferentes puntos de vista.

Hombre sobre una escultura entra por los ojos

En Eñe se nos ve el plumero: disfrutamos más cuanto más se ha mimado el libro que leemos. Cuando un contenido de calidad se enfrenta a una edición a la altura, con un diseño generoso y una cubierta atractiva. Porque los libros entran por los ojos, bien mediante la lectura o en el paseo entre mesas de novedades, hemos querido presentarte nuestra particular lista de lo mejor del año: las cubiertas de las que nos hemos prendado. Libros excelentes que nos llevaríamos a casa sin dudar, por supuesto, pero que también nos acompañarían en el autobús y en el metro y en el parque y en todo aquel lugar público en el que nuestro gusto exquisito pueda ser alabado. Tiene truco, por supuesto: ya sabes que por estos lares nos centramos en la literatura escrita en español. ¡Que los disfrutes!

Los doce terrores de la Navidad, para regalar y regalarse

A cada ilustración, Updike se hace preguntas trascendentales: ¿por qué Papá Noel huele a ron? ¿Por qué cobra el paro 11 meses al año? Un tipo sin dirección conocida, de hábitos extraños, se descuelga por chimeneas de honrados contribuyentes dormidos en total impunidad… ¿Qué está pasando entonces con el FBI? ¿Por qué siempre nos queda la sensación de que nos merecemos más regalos de los que tenemos? ¿Por qué nadie mitiga la molicie de la puerta trasera del consumismo: las devoluciones del día siguiente? Updike pone hasta 12 veces el dedo en la llaga: “Hay algo horroroso en un árbol —su aspecto de parálisis múltiple, su aplomo greñudo y sin conciencia— cuando te lo encuentras en campo abierto: no digamos ya en el salón”. Sí, Johnny, muy bien dicho, dale fuerte hasta la última base. ¿Y qué decir de los villancicos? Ese napalm de la nostalgia que atronando en grandes supermercados nos recuerda lo pesados que se han hecho nuestros corazones desde la infancia. Elfos, renos, la oscuridad del invierno, aquí sólo hay 12 pero podían ser cientos. Pero, qué demonios, feliz Navidad, nadie ha inventado nada tan hermosamente deprimente como ella.

Vigilando a Peter Terrin

Trato de mantener mi hábito de no hablar apenas sobre el argumento de la obra, pero me apetecería contar de qué va la historia de cabo a rabo. Me apetecería -lo confieso- dar mi propia versión de los hechos. Me apetecería sentarme al lado de Peter Terrin y decirle, sin un ápice de rubor, que lo he calado desde el principio. Me voy a tener que aguantar y que atenerme a otras estrategias. Por ejemplo, durante casi toda la primera mitad de la novela pensé, una y otra vez, en El desierto de los tártaros, de Dino Buzzati, además de en una versión obrera de El ángel exterminador, de Luis Buñuel. ¿Hasta qué punto estuvieron en la cabeza de Peter Terrin estas dos obras? ¿En qué momento decidió dejarlas atrás y seguir adelante solo? Fue, seguramente, en la segunda parte de este tríptico.

Entrevista al autor Álvaro del Olmo en Todoliteratura

La novela es una de esas joyas que caen en las manos del lector muy de vez en cuando. Es un libro para paladares exquisitos a los que no les guste la literatura fácil y de consumo. Lo que el lector se encuentra es una trama envolvente que te va llevando sinuosamente como meciéndote por las cálidas aguas de un mar tropical. Para el escritor fue distinto porque él se dejó arrastrar por una corriente torrencial. “No había escrito así antes. Me apareció esa manera de escribir de golpe. Yo no suelo enrollar, no me suelo explayar. Me gusta escribir y decir algo. La forma de escribir en forma de monólogo no es una elección, es una forma diferente de decir algo y me sale sin forzar”, expone de manera transparente e, incluso, un poco naif. Si la escritura fue para Álvaro del Olmo gratificante, la corrección fue un infierno por lo trabajoso. “La editorial no me impuso nada, en alguna ocasión me señalaban algún párrafo a mejorar. Si fue menos gratificante, fue porque me resultó muy complicado volverme a meter en el texto”, puntualiza.

Encerrados en el párking

Como un estudioso del género humano, Terrin somete a los dos vigilantes a un aislamiento estricto. La sucesión de las rutinas contrasta con la desinformación sobre lo que sucede fuera. Pronto uno se erige en el líder. El otro no tiene a nadie más con quien compartir las dudas. La oscuridad del párquing propicia un compañerismo que pronto se puede convertir en obediencia, y es fácil que la paranoia se contagie si faltan los alimentos, el aire, la luz. Cuando llega el tercer vigilante no tarda en ser percibido como un extraño, como un enemigo. El crimen no es más que un eslabón más en la concatenación aparentemente lógica que favorece la complicidad. Mientras tanto, crecen las alucinaciones, la confusión con los sueños, el delirio. Ya no hay marcha atrás.

El ganador del Premio F. Bordewijk es… Jan van Mersbergen

Estamos encantados de anunciar que Jan van Mersbergen ha recibido elPremio F. Bordewijk a la mejor novela holandesa del 2014 para The Last Escape. Este libro también fue nominado para el Premio de Literatura AKO 2014. El Premio F. Bordewijk es el premio literario más antiguo y de mayor prestigio en los Países Bajos.

El vigilante, un lujo

Existen novelas que se beben de un solo trago y que mejoran con el transcurrir de los días. Así podría describirse la lectura de la nueva novela escrita por el belga Peter Terrin, el thriller psicológico El vigilante. Harry y Michele, dos empleados de seguridad que viven para salvaguardar el parking subterráneo de una urbanización de lujo en un mundo aislado por un suceso del exterior que se nos oculta. «Para mí no es importante lo que pasa fuera, la historia es lo que sucede entre los protagonistas; eso es lo que quería contar», aclara Terrin.

La Razón

El vigilante en la Semana del Libro en Catalán

El escritor flamenco Peter Terrin recurre a la “distopía” para alertar sobre los miedos de la sociedad actual en su novela El vigilante, con la que ganó el Premio de Literatura de la Unión Europea y que sitúa en una ciudad ambigua en un futuro casi presente.

Terrin presenta al lector en su novela a dos vigilantes, aislados en el aparcamiento de un edificio de lujo, que esperan la llegada de su relevo y de las provisiones que les mantienen con vida y tienen además terminantemente prohibido comunicarse con los residentes.La situación de ambos se agrava cuando observan que todos excepto uno abandonan el edificio el mismo día, lo que alimenta su imaginación sobre qué está sucediendo en el exterior.

Los porqués de Bakker

¿Por qué huye? ¿Por qué ni siquiera desvela su nombre ni se muestra receptiva con los llugareños?

Aunque estas cuestiones nos llaman la atención, no son lo más importante; el detalle imperceptible de Bakker esconden un significado profundo. Y ése es el que hay que descubrir.

El acto de escritura llevado al límite

El argumento de la novela (falsa novela o novela experimental) nos comunica el crimen brutal y en serie de unos caballos. Unas muertes misteriosas que mantienen desconcertados a los vecinos de Rincón, en Santa Fe. Mientras tantos unos personajes pasan el tiempo, hacen el amor y soportan el sofocante calor de un tórrido verano. El calor, el tiempo detenido y la morosidad del texto saeriano se alían y consiguen hacer que la lectura sea por momentos claustrofóbica. Si bien es cierto que hay ocasiones envolventes de verdadera catarsis, hay otras que la monotonía y las insistentes repeticiones nos abruman y pueden llegar a causar cierto sopor.

La magia de Saer en Nadie nada nunca

Una novela formidable, original, creativa, que no se parece a nada que hayáis leído, escrita con un dominio del lenguaje muy notable. Un libro fenomenal, que nos brinda una experiencia de lectura diferente, nueva. Un escritor que consigue ser vanguardista cuando parecía que toda las vanguardias estaban agotadas. Genial.

El entenado, un libro que hay que leer

Después de sesenta años, un hombre nos cuenta las experiencias vividas en un entorno, al principio, hostil, hasta que empieza a descubrir que quizá la palabra “civilización” no es más que eso, una palabra.
El lenguaje será fundamental en esta obra, pues sin darnos cuenta es el que condiciona la mayoría de nuestros pensamientos.
Un gran libro: misterio, crónica o falsa crónica, picaresca, reflexión. Magia escrita.

La sutileza de Bakker

La delicadeza y el misterio de Emilie suscitan en el lector una necesidad por descubrir todo aquello que atormenta a la protagonista, quien ha decidido huir a una granja para vivir en soledad.

Historias inverosímiles, relatos brillantes

La imaginación de este autor no sólo se queda en su trabajo literario, sino que también traspasa los límitaes de la lectura y nos deja disfrutar de sus magníficas ilustraciones. Es una buena oportunidad para conocer al escritor, que ha sido descrito como “el mejor escritor escocés desde Walter Scott”.

Bromas de Josipovici

Con Londres de fondo, ironías y codicias se reúnen muy diferentes personajes, cada cual más esperpéntico y que pretenden desconcertar tanto al resto de los personajes como al que experimenta con esta novela.

El misterio de las diez ocas de Bakker

En un paisaje aparentemente idílico se introduce una inquietante historia. El mundo es más de lo que vemos. Querremos encontrar todo lo que perturba esta aparente tranquilidad junto con la protagonista, un personaje complejo, cargado de heridas de las que no sabemos el origen y que poco a poco nos irá llevando hasta él.

Como si de un juego se tratase

El crítico y deslenguado autor nos envuelve en una novela que se ha comparado con una partida del famoso y entretenido juego de misterio Cluedo. Aunque bajo esa idea lúdica del libro subyacen algunos interrogantes sobre los que nos hará reflexionar.

De la ciudad al campo, el refugio de Gerbrand Bakker

[En Diez gansos blancos] Bakker no solamente se aleja de la urbanidad que caracteriza la narrativa contemporánea, no solo abandona cualquier referencia a la frenética y tecnologizada sociedad presente; Bakker borra cualquier rastro de la modernidad, para trasladar la narración a una granja donde el tiempo parece haberse detenido, donde la incomunicación, la oscuridad y la soledad conforman el paisaje.

Una novela total

Saer deja al lector igual que los colastinés dejaron a su narrador, con la sensación de haber asistido a un prodigio cuyo sentido último se le escapa a pesar de tenerlo delante de los ojos. ¿No era eso la gran literatura?

Alasdair Gray en La Razón

“Las iniciales breves historias de un chico con una estrella, una conversación de un hombre con el Sol, en forma de mujer acomplejada por sus manchas, u otro individuo que se parte por la mitad hasta desdoblarse en dos cuerpos idénticos, están entre lo más ingenioso de un libro que presenta también relatos largos con estructuras originales en las que se juega mucho con la composición textual y los elementos tipográficos. De hecho, el libro entero es un dechado de imaginación gráfica: animales, retratos, desnudos… El estilo artístico de Alasdair Gray es antiguo y moderno a la vez, parece que haya sido tan influido por Piranesi como por la psicodelia y el cómic. En cuanto a lo meramente literario, todos los temas están tratados desde el absurdo fantástico y la erudición bromista: el poder, la historia o el amor, todo es susceptible de cuestionamiento o asombro.”

Entrevista a Víctor Sabaté en El País

En una época en que menguan las apuestas de las editoriales por nuevos autores hispanohablantes, el catalán Víctor Sabaté (Barcelona, 1976) integra el diminuto grupo de noveles que no colecciona rechazos. Su ópera prima, El joven Nathaniel Hathorne, es una nouvelle que narra, precisamente, lo difícil que resulta para un joven escritor ser publicado. Su caso no es ese: acaba de ser editado por Rayo Verde. “No me puedo quejar demasiado, porque tuve la oportunidad de publicar sin tener demasiada fe y el libro ha sido bien recibido”, admite. “Supongo que siempre cuesta más vender a un autor que empieza que a escritores que ya tienen cierta trayectoria”.

En 96 páginas de un texto ágil y directo, de corte fantástico y metaliterario, Sabaté recrea a un aspirante a escritor que desistió de concluir su primera novela tras reescribir ocho veces el primer capítulo sin llegar a ningún resultado satisfactorio. Diez años después descubre que un cuento suyo ha sido publicado dos siglos antes por el escritor Nathaniel Hawthorne (1804- 1864). Se trata de La catástrofe del Sr. Higginbotham, uno de los relatos de Cuentos contados dos veces,editado por primera vez en 1837. A partir de ahí empieza un juego de referencias literarias en busca de una explicación a la absurda coincidencia. A primera vista, el título del libro aparenta un error, pero la grafía de Hawthorne es preservada de la forma original, sin la w, como él autor estadounidense firmaba en su juventud. La historia, explica Sabaté, “tiene una parte más realista sobre el día a día del narrador, de como choca la ambición de escribir con la vida cotidiana; pero luego tiene una parte fantástica que trata de homenajear el relato fantástico del siglo XIX, que es una de las cosas que más me gustan como lector”.

El salón del libro

“Al otro lado de la noche es un libro sobre la amistad, y el amor, que nos cuenta una historia sencilla de una forma diferente, y que te hace reflexionar sobre lo que tienes, ver lo que realmente quieres y darte cuenta de que ya lo tienes. No necesitas nada más para ser feliz. Es un libro para ver la vida desde otra perspectiva, porque “es todo tan parecido y todo tan distinto”…

“Larus es gaviota en latín. De Larus a Lazarus que significa borracho como una cuba en neerlandés sólo hay un paso…[] Es todo tan parecido y todo tan distinto”.”

Otro premio para Gerbrand Bakker

Gerbrand Bakker GANADOR del Independent Foreign Fiction Prize. El premio es a la traducción en lengua inglesa de David Colmer por su obra The Detour, que publicará en España Rayo Verde Editorial en Octubre, es de 10.000 libras y se reparte entre traductor y autor por igual.

Entre los nominados estaban el escritor Enrique Vila-Matas, Ismael Kadaré o Andrés Neuman, quien ha recibido una mención especial.

Anteriores ganadores de este premio fueron Milan Kundera, Per Petterson o Aharon Appelfeld.
Gerbrand Bakker ha recibido numerosos galardones, entre ellos el Premio IMPAC y el Premio Llibreter por su anterior novela Todo está tranquilo arriba y un gran reconocimiento internacional al ser traducido a más de 20 idiomas.

Voces del Brasil

“Voces del Brasil” en El periódico por Imma Muñoz. Rubens Figueiredo y Bernardo Kucinski A FONDO.

Los autores en cuestión son Rubens Figueiredo(Río de Janeiro, 1956) y Bernardo Kucinski (Sao Paulo, 1937) –ganador en 2011 y mención de honor en 2012, respectivamente, del premio Portugal Telecom, uno de los más importantes en lengua portuguesa– y visitaron España a las puertas de la primavera, invitados por Rayo Verde, la editorial que se ha decidido a que dejen de ser unos desconocidos en estas latitudes. A las antípodas uno del otro en cuanto a personalidad, trayectoria vital y proyección pública, comparten sin embargo la voluntad de convertir la pluma en un ariete capaz de derribar los muros que levanta el sistema para ocultar la injusticia y sitiar la dignidad.

Librería Cálamo recomienda

“El presente nos preocupa, pero también lo que sucede en las coordenadas menos sonadas de las agendas periodísticas, así como episodios históricos de los que en ocasiones sólo nos llega un lejano murmullo. Y Bernardo Kucinski reúne lo mejor del periodismo y lo mejor de la ficción, en un país tan excitante y desconocido como Brasil. Aquí Pessoa, Mia Couto y Guimarães Rosa se despliegan como avales de estilo, mientras Las tres muertes de K se sumerge en la dictadura militar de Ernesto Geisel, en un implacable entorno de Guerra Fría y lucha contra el comunismo orquestada por los EEUU.”

Todo en este libro es inventado, pero casi todo ha sucedido

Ahora, en el 50 aniversario de la dictadura, queremos volver a recordar su obra, para no olvidar, o mejor, para saber realmente qué ocurrió, qué ocultaron… como en tantos regímentes políticos.

“Es lo que es. En este caso, el principal efecto del libro ha sido para los jóvenes que lo leyeron y que no sabían, o habían olvidado, o nunca les habían dicho que estas cosas habían sucedido”. B.K.

Entrevista a Rubens Figueiredo en Culturamas

“Rubens Figueiredo (Rio de Janeiro, 1956) es un escritor de novelas y cuentos, así como traductor. Graduado en Letras (portugués-ruso) en la Universidad Federal de Rio de Janeiro, es profesor de portugués y traducción literaria de enseñanza media. Su carrera como escritor se inicia en 1986 con la novela O misterio da samambaia bailarina.

Ha sido galardonado con el Prêmio Jabuti en 1999 (As palabras secretas, libro de cuentos que también recibió el Prêmio Artur Acevedo) y en 2002 (Barco seco, novela).
En 2011, su novela Passageiro do fim do dia recibe el Prêmio Portugal Telecom y el Prêmio São Paulo de Literatura. Actualmente reside en Rio de Janeiro.”

Reseña de Jordi Corominas

Jordi Corominas escribe sobre Rayo verde y sobre Idilio con perro ahogándose de Michael Köhlmeier en Revista de Letras.

…aviso de interpretación que evoca laberintos, retos y mucha inteligencia para solventar problemas que el narrador presenta con sórdido humor y unos diálogos secos como preludio de una sucesiva escalada hasta un clímax plácido, muy centro europeo en forma y composición.

El sonido de mi voz en Culturamas

“En sólo 162 páginas, con una prosa envolvente, en un estilo directo y de frases breves y cortantes, Butlin analiza el alcohol como ese analgésico con el que muchos intentan olvidar su pasado y mejorar su visión de las cosas mientras, al contrario de lo que pretendían, van metiéndose poco a poco en el barro.”

El malentendido como Macguffin

La literatura de aventuras, por un lado; el absurdo de las confusiones del protagonista, por otro, y el trasfondo de la realidad política, se superponen en diferentes capas (…). Novela con mensaje y otro acierto de la editorial Rayo verde.

Trojanow y Sabaté en el Librófago

Trojanow permite a su narrador quejarse, dar esperanzas y desesperarse, todo ello mediante metáforas tan bellas como cínicas y sarcásticas.

DesHielo es una apetecible novedad dentro del catálogo de este joven sello editor pero, aunque la última hasta la fecha, no es la única incorporación del otoño.

Los Libreros Recomiendan “Todo está tranquilo arriba”

Con un estilo sencillo, en ocasiones minimalista y afilado, pero de gran ternura, Bakker consigue envolvernos en una atmósfera asifixiante al principio e ilusionante después, que hacen de esta estupenda historia una de las más asombrosas y deslumbrantes novelas de entre las publicadas el presente año.

“Todo esta tranquilo arriba” en El País

Fantástica reseña de “Todo está tranquilo arriba” de Gerbrand Bakker por José Luis de Juan en El País.

En 2010 se lo llevó el holandés Gerbrand Bakker con una obra parecida a la del danés (Per Petterson), es decir, intimista, de una sentimentalidad contenida y con una mirada fría y dura a la naturaleza, que crea un mundo propio donde el lector puede refugiarse.

Alguien que despierta de un letargo de más de tres décadas para revisar y cuestionar su pasado y así poder reinventar su futuro.

En apariencia, Bakker ha escrito una novela sobre la frustración y el desencanto. Como decía uno de sus profesores, “un poema nunca trata de lo que parece tratar”; y así sucede también en esta novela, que nos deja la sensación de que trata a fin de cuentas de algo muy distinto. Y eso es otro punto a su favor.

Nos ha dejado sin palabras esta reseña tan preciosa escrita en el mismo tono del libro, con esa precisión y elección de las mejores palabras. Gracias José Luis de Juan.

José Luis de Juan, El País

El gusto por los libros que hablan de otros libros

Así subtitula Sergi Pamiès la reseña publicada en el diario La Vanguardia del pasado dos de noviembre, sobre la novela El joven Nathaniel Hathorne. Una reseña notable sobre una nouvelle brillante.

Sabaté ha escrito una historia de historias que utiliza referencias explícitas -Melville, Kafka, Hawthorne, Ocampo, Bioy Casares, Vargas Llosa, Borges- para avanzar, retroceder, intrigar y fascinar. El autor lo define como un juego literario autorreferencial, y, sin embargo, el juego también tiene que ver con la fuerza de las vocaciones y la naturaleza, a menudo irreal y azarosa, de decisiones vitales que, retroactivamente, disfrazamos de destino. Cuanto más vicioso sea el lector, más elementos tendrá para disfrutar las prestaciones de un texto escrito con una deliberada voluntad de género -el que, para entendernos, denominamos fantástico- pero que, al mismo tiempo, nos despeina con ráfagas de realismo introspectivo. El libro está editado por Rayo Verde, un sello editorial de los llamados pequeños (relativamente nuevo) que se consolida como proveedor fiable de alegrías para lectores (viciosos o no).

Me gustaría. Así, en condicional

En los primeros relatos suenan ecos de Cortázar y otras voces conocidas, “Nada nuevo bajo el sol”, piensas dándotelas de lista y de leída, pero al tercero empiezas a comprender que esto es otra cosa y que Amanda Mijalopulu te está llevando por donde ella quiere como un perrito obediente. Y al final aplaudimos, porque la muchacha lo hace bien, Y todos contentos.

Nunca es tarde, “Todo está tranquilo arriba”

Lo que interesa es qué se hace cuando ya no hay tiempo; o si es verdad que ya no hay tiempo. Lo que interesa en esta novela es cómo mirarnos con honestidad y decirnos lo que no nos hemos atrevido a decir antes, por muchos años de retraso que llevemos en lo que a honestidad se refiere.

Un verdadero placer porque hace, de la palabra, estética

Juan José Saer puede pasar desapercibido a un lector poco maduro, pero nunca puede ser una deuda para un lector aguerrido, y mucho menos para un escritor. Por lo general, cuando se habla de Saer, parece que se estuviera haciendo referencia a un autor de culto. Es decir alguien a quien leen unos pocos, que casi siempre consideran que mejor que sea así, no vaya a ser que el admirado se les manche de populismo.
Por suerte, de tanto en tanto una brisa de inteligencia trastorna al mundo editorial y alguien pone los amores por delante de cualquier otra cosa. Ya, ahora, podemos echar mano a La pesquisa, de Juan José Saer, fresquito y editado por Rayo verde, una editorial que en esta semana hizo su presentación en sociedad en Barcelona.

Dato curioso: En la presentación en Poble Sec, Gerbrand Bakker, autor de Todo está tranquilo arriba, dijo que la editorial arrancaba con Saer y con él, “un hombre muerto y un holandés”, y al decir “holandés” torcía la cara como preguntándose a quién podría interesarle algo semejante. Lo del holandés ya se verá, porque es una buena apuesta. Y lo de Saer… pongamos místicos: está más vivo que nunca.

De Saer quiero decir una sola cosa: con la inteligencia, y los gérmenes de historias que hay en uno solo párrafo de sus párrafos, otros escritores escribirían cuatro novelas. Más: Saer es original, distinto. Y con él, el lector se siente original, y distinto. Un verdadero placer porque hace, de la palabra, estética.
Ah, y un bonus track. (qué viejo estoy, ¿esto todavía se usa?) La conversación casual entre Saer y Ricardo Piglia en Princeton. Autores y personajes de novela sin fronteras.

Me gustaría en El País

Me gustaría de Amanda Mijalopulu, es un volumen de 13 relatos más cercano a la literatura de escenas que a la narrativa convencional, con evidentes influencias de Borges y Calvino.

El estilo es brillante, obra del pulso de un joyero

Lo que importa -es decir, lo que nos importa comúnmente a los rastreadores de libros- son las excentricidades y, por eso, lo gustoso de esta novela es precisamente la forma, que la distancia de los estándares de la novela policíaca.

Abundan los adjetivos, las subordinadas y los encabalgamientos, y no por ello peca la novela de falta de precisión o innecesario abigarramiento. El estilo es brillante, obra del pulso de un joyero.

Bakker y Cuartiella ganan el Llibreter

Más que desarrollar una acción, Bakker pretendía “crear una atmósfera y creo que por eso ha gustado más allá de los lectores holandeses”. Para Bakker, recibir premios como el Llibreter es importante porque supone “cruzar fronteras y reunir a lectores de países y culturas muy diversas”.

Gerbrand Bakker y M. Mercè Cuartiella ganan el Llibreter

Más que desarrollar una acción, Bakker pretendía “crear una atmósfera y creo que por eso ha gustado más allá de los lectores holandeses”.

Para Bakker, recibir premios como el Llibreter es importante porque supone “cruzar fronteras y reunir a lectores de países y culturas muy diversas”.

Instrucciones para sobrevivir a un hermano gemelo

El asunto es saber si, hagamos lo que hagamos, elijamos la puerta que elijamos abrir, estaremos siempre solos. Para este holandés alto y fibroso no hay lugar para la duda. “Ese es mi más profundo sentimiento. Al final, todos estamos solos. Quizá sea un pensamiento terrible, pero a la vez reconfortante. Todos mis libros giran, en el fondo, en torno a eso”.

Bakker ya ha entrado en el mismo tramo clave de la cincuentena que afronta el protagonista de Todo está tranquilo arriba, publicada ahora en España por la editorial Rayo Verde. Nunca tuvo un hermano gemelo, pero aborda con precisión de cirujano en esta novela las sensaciones, celos y ausencias que puede despertar la relación fraternal entre gemelos.

Lucía Lijtmaer en Barcelonés

Periodista, traductora y mucho más en Barcelonés. El más vendido: El de Punset, sea cual sea este año.  El que más me gustaría que vendiera: “La pesquisa”, de Juan Jose Saer, reeditado por Rayo Verde. Que una editorial joven e independiente recupere a Saer con una edición preciosa es una maravilla. Se merecen lo mejor.

Todo está tranquilo arriba, Rincón de María Trincado

Pocos autores han ahondado como Bakker en la fuerza de la unión gemelar y el trágico desgarro que la separación temprana supone para el superviviente.

Quien quiera adentrarse en su narración, va a encontrar un relato viril, de enorme fuerza y emotividad, a base de la más estricta reserva y contención, hasta el punto de que requiere una lectura pausada, sin saltos de párrafos, ya que en cualquier línea corta, apretada y expresiva puede haber algo importante.

Todo está tranquilo arriba

María Trincado, librera de la Librería Ontanilla elogia en su columna semanal de El confidencial la novela de Gerbrand Bakker.

La conjunción del título, autor y premio desconocidos para mí me impulsaron a leer Todo está tranquilo arriba con expectación perfecta, sin la mínima prevención ni orientación. Este estado personal poco frecuente es un precioso regalo cuando el libro demuestra ser interesante, más aún si nos emociona a pesar de nosotros mismos, que fue lo que me ocurrió con la desnuda y sincera prosa de sus páginas.

Quien quiera adentrarse en su narración, va a encontrar un relato viril, de enorme fuerza y emotividad, a base de la más estricta reserva y contención, hasta el punto de que requiere una lectura pausada, sin saltos de párrafos, ya que en cualquier línea corta, apretada y expresiva puede haber algo importante.

Es una escritura muy contemporánea, con algunas descripciones descarnadas y naturalistas, con muchas posibilidades arruinadas como la de la paternidad y la amistad, pero con pequeñas realidades que conmueven y perturban, que impelen sin reservas a con-vivir con Helmer, padecer con su escondido dolor y suspirar ante la porción de libertad y felicidad que alcanza tras un doloroso y valiente proceso de autoconsciencia.

Galaxia Saer

Si Borges no ha escrito novelas, es porque piensa, y toda su obra lo demuestra, que la única manera para un escritor del siglo XX de ser novelista consiste en no escribir novelas

La periferia del universo en mil setecientas páginas

A Juan José Saer lo hubiera abrumado quizás pero íntimamente complacido el ver llegar a la vez, a las librerías, más de mil setecientas páginas suyas. No por vanidad sino porque creía en la obra como proyecto, como sistema, creía que cada novela y cada cuento se integraban en esa unidad superior como cada verso, por logrado que sea, sólo cobra sentido pleno en la estrofa y, a su vez, en el poema.

Culturamas presenta nuestros primeros títulos

Rayo Verde es en palabras de sus editores, Laura Huerga y Jordi Fernández, un proyecto vivo que busca “dar más espacios a obras inquisitivas, comprometidas, audaces, inconformistas y exigentes en las librerías y en las bibliotecas”. En estos momentos en los que la palabra crisis se está haciendo habitual en nuestro vocabulario, encontrar un equipo valiente, innovador y arriesgado que se lance al mercado de los libros con premisas tan interesantes, es algo que debe contar con todo nuestro apoyo.

En su andadura parten con dos objetivos bien definidos: acercar a los lectores exigentes la obra de autores de contrastado valor literario, y fomentar el hábito de la lectura. Centrarán por tanto su esfuerzo, en la publicación de autores singulares que con un estilo propio cuenten historias interesantes, y de aquellos escritores que quizás por no tener un cariz marcadamente comercial, no han sido publicados o traducidos al castellano. Han configurado dos colecciones, una de narrativa y otra de narrativa breve, con las que buscan el atractivo conjunto de entretenimiento y calidad literaria.

Y como el camino se demuestra andando, para este momento tan significativo, la editorial Rayo Verde ha apostado por dos novelas realmente interesantes: Todo está tranquilo arriba, del escritor holandés Gerbrand Bakker, y La pesquisa, del argentino Juan José Saer.

Rayo Verde inicia su trayectoria con Gerbrand Bakker

[Todo está tranquilo arriba] es una novela que con un lenguaje sencillo y directo, consigue transmitir emociones y divertir a un tiempo, y que en su acertado enfoque nos hace recapacitar sobre la naturaleza de nuestras propias decisiones.