Estás viendo las noticias relacionadas con Los perales tienen la flor blanca (Ver todas)

“Los perales tienen la flor blanca”, una lectura que conmueve

Desordenadas Lecturas escribe una reseña sobre “Los perales tienen la flor blanca”, de la que dice que es una novela excelente:

Se narra la vida de una familia compuesta por el padre y tres hijos (dos de ellos gemelos, Klaas y Kees) que viven con su perro y respiran diariamente lamentando una ausencia omnipresente: la de la madre, que se ha ido con un hombre a otro país y prácticamente no da señales de vida.

Bakker: “Me gustan los libros que puedan leer personas de 10 a 80 años”

Ganador de varios premios en su trayectoria como el Impac 2010, el Llibreter o el Independent Foreign Fiction Prize 2013, el neerlandés explicó ayer, en el marco de la Semana del Libro en Catalán, que esta novela es la primera que escribió, hace 15 años, y es ahora cuando llega traducida al castellano y al catalán de la mano de Rayo Verde/Raig Verd, después de la buena acogida de otras dos obras suyas como «Todo está tranquilo arriba» y «Diez gansos blancos», traducidas a una veintena de idiomas.

Librería La Buena Vida recomienda

Los perales tienen la flor blanca de Gerbrand Bakker.

afronta un libro que nosotros vamos a proponer a adolescentes en nuestra Zona Reservada, el espacio dedicado a ellos en La Buena Vida.

Gerbrand Bakker en La Setmana del Llibre en català

Ganador de varios premios en su trayectoria como el Impac 2010, el Llibreter o el Independent Foreign Fiction Prize 2013, el neerlandés ha explicado hoy, en el marco de la Semana del Libro en Catalán, que esta novela es la primera que escribió, hace 15 años.

Ahora llega traducida al castellano y al catalán de la mano de Rayo Verde/Raig Verd, después de la buena acogida de otras dos obras suyas, Todo está tranquilo arriba y Diez ocas blancas, traducidas a una veintena de idiomas.

La primera versión de esta novela de Bakker, que también ejerce de jardinero e instructor de patinaje sobre hielo, estaba muy pensada para un público de jóvenes lectores, pero, luego, la reescribió para que fuera legible para todos los públicos.

En este punto, ha aseverado que, cuando escribe para niños y jóvenes, es “como si lo hiciera de rodillas, contando las cosas de forma muy clara, mientras que para el público adulto hay cosas que no hace falta explicar”.

En Los perales tienen la flor blanca, los protagonistas son tres hermanos, a los que les cambia la vida el día en el que uno de ellos pierde la vista tras sufrir un accidente en el coche familiar.