Estás viendo las noticias relacionadas con Todo está tranquilo arriba (Ver todas)

Todo está tranquilo arriba, Lecturafilia

Lecturafia elogia la escritura de Gerbrand Bakker en su novela Todo está tranquilo arriba:

La literatura es un arte que consiste en ir tejiendo las palabras como si fuese la tela de una araña, poquito a poco. Y en medio de todo ese proceso tan complejo, el buen escritor se define cuando es capaz de encontrar las palabras justas, de definir el momento concreto de forma aparentemente sencilla pero con una complejidad interior. Esta idea es la que subyace en los libros de Gerbrand Bakker, en los cuales observamos cómo el estilo aparentemente sencillo se relaciona con unos sentimientos muy profundos.

Los Libreros Recomiendan “Todo está tranquilo arriba”

Con un estilo sencillo, en ocasiones minimalista y afilado, pero de gran ternura, Bakker consigue envolvernos en una atmósfera asifixiante al principio e ilusionante después, que hacen de esta estupenda historia una de las más asombrosas y deslumbrantes novelas de entre las publicadas el presente año.

“Todo esta tranquilo arriba” en El País

Fantástica reseña de “Todo está tranquilo arriba” de Gerbrand Bakker por José Luis de Juan en El País.

En 2010 se lo llevó el holandés Gerbrand Bakker con una obra parecida a la del danés (Per Petterson), es decir, intimista, de una sentimentalidad contenida y con una mirada fría y dura a la naturaleza, que crea un mundo propio donde el lector puede refugiarse.

Alguien que despierta de un letargo de más de tres décadas para revisar y cuestionar su pasado y así poder reinventar su futuro.

En apariencia, Bakker ha escrito una novela sobre la frustración y el desencanto. Como decía uno de sus profesores, “un poema nunca trata de lo que parece tratar”; y así sucede también en esta novela, que nos deja la sensación de que trata a fin de cuentas de algo muy distinto. Y eso es otro punto a su favor.

Nos ha dejado sin palabras esta reseña tan preciosa escrita en el mismo tono del libro, con esa precisión y elección de las mejores palabras. Gracias José Luis de Juan.

José Luis de Juan, El País

Nunca es tarde, “Todo está tranquilo arriba”

Lo que interesa es qué se hace cuando ya no hay tiempo; o si es verdad que ya no hay tiempo. Lo que interesa en esta novela es cómo mirarnos con honestidad y decirnos lo que no nos hemos atrevido a decir antes, por muchos años de retraso que llevemos en lo que a honestidad se refiere.

Bakker y Cuartiella ganan el Llibreter

Más que desarrollar una acción, Bakker pretendía “crear una atmósfera y creo que por eso ha gustado más allá de los lectores holandeses”. Para Bakker, recibir premios como el Llibreter es importante porque supone “cruzar fronteras y reunir a lectores de países y culturas muy diversas”.

Gerbrand Bakker y M. Mercè Cuartiella ganan el Llibreter

Más que desarrollar una acción, Bakker pretendía “crear una atmósfera y creo que por eso ha gustado más allá de los lectores holandeses”.

Para Bakker, recibir premios como el Llibreter es importante porque supone “cruzar fronteras y reunir a lectores de países y culturas muy diversas”.

Instrucciones para sobrevivir a un hermano gemelo

El asunto es saber si, hagamos lo que hagamos, elijamos la puerta que elijamos abrir, estaremos siempre solos. Para este holandés alto y fibroso no hay lugar para la duda. “Ese es mi más profundo sentimiento. Al final, todos estamos solos. Quizá sea un pensamiento terrible, pero a la vez reconfortante. Todos mis libros giran, en el fondo, en torno a eso”.

Bakker ya ha entrado en el mismo tramo clave de la cincuentena que afronta el protagonista de Todo está tranquilo arriba, publicada ahora en España por la editorial Rayo Verde. Nunca tuvo un hermano gemelo, pero aborda con precisión de cirujano en esta novela las sensaciones, celos y ausencias que puede despertar la relación fraternal entre gemelos.

Todo está tranquilo arriba, Rincón de María Trincado

Pocos autores han ahondado como Bakker en la fuerza de la unión gemelar y el trágico desgarro que la separación temprana supone para el superviviente.

Quien quiera adentrarse en su narración, va a encontrar un relato viril, de enorme fuerza y emotividad, a base de la más estricta reserva y contención, hasta el punto de que requiere una lectura pausada, sin saltos de párrafos, ya que en cualquier línea corta, apretada y expresiva puede haber algo importante.

Todo está tranquilo arriba

María Trincado, librera de la Librería Ontanilla elogia en su columna semanal de El confidencial la novela de Gerbrand Bakker.

La conjunción del título, autor y premio desconocidos para mí me impulsaron a leer Todo está tranquilo arriba con expectación perfecta, sin la mínima prevención ni orientación. Este estado personal poco frecuente es un precioso regalo cuando el libro demuestra ser interesante, más aún si nos emociona a pesar de nosotros mismos, que fue lo que me ocurrió con la desnuda y sincera prosa de sus páginas.

Quien quiera adentrarse en su narración, va a encontrar un relato viril, de enorme fuerza y emotividad, a base de la más estricta reserva y contención, hasta el punto de que requiere una lectura pausada, sin saltos de párrafos, ya que en cualquier línea corta, apretada y expresiva puede haber algo importante.

Es una escritura muy contemporánea, con algunas descripciones descarnadas y naturalistas, con muchas posibilidades arruinadas como la de la paternidad y la amistad, pero con pequeñas realidades que conmueven y perturban, que impelen sin reservas a con-vivir con Helmer, padecer con su escondido dolor y suspirar ante la porción de libertad y felicidad que alcanza tras un doloroso y valiente proceso de autoconsciencia.

Culturamas presenta nuestros primeros títulos

Rayo Verde es en palabras de sus editores, Laura Huerga y Jordi Fernández, un proyecto vivo que busca “dar más espacios a obras inquisitivas, comprometidas, audaces, inconformistas y exigentes en las librerías y en las bibliotecas”. En estos momentos en los que la palabra crisis se está haciendo habitual en nuestro vocabulario, encontrar un equipo valiente, innovador y arriesgado que se lance al mercado de los libros con premisas tan interesantes, es algo que debe contar con todo nuestro apoyo.

En su andadura parten con dos objetivos bien definidos: acercar a los lectores exigentes la obra de autores de contrastado valor literario, y fomentar el hábito de la lectura. Centrarán por tanto su esfuerzo, en la publicación de autores singulares que con un estilo propio cuenten historias interesantes, y de aquellos escritores que quizás por no tener un cariz marcadamente comercial, no han sido publicados o traducidos al castellano. Han configurado dos colecciones, una de narrativa y otra de narrativa breve, con las que buscan el atractivo conjunto de entretenimiento y calidad literaria.

Y como el camino se demuestra andando, para este momento tan significativo, la editorial Rayo Verde ha apostado por dos novelas realmente interesantes: Todo está tranquilo arriba, del escritor holandés Gerbrand Bakker, y La pesquisa, del argentino Juan José Saer.

Rayo Verde inicia su trayectoria con Gerbrand Bakker

[Todo está tranquilo arriba] es una novela que con un lenguaje sencillo y directo, consigue transmitir emociones y divertir a un tiempo, y que en su acertado enfoque nos hace recapacitar sobre la naturaleza de nuestras propias decisiones.