Traductores

Hace tiempo que se comenta como si fuera un secreto a voces que algunas empresas están bajando las tarifas a los traductores drásticamente de forma unilateral. Hace no mucho Ace Traductores emitía un comunicado que no dejaba lugar a dudas.

«Durante estos años de difícil situación económica, los traductores no solo hemos aceptado nuestra parte del sacrificio, sino el hecho de que las tarifas llevaban mucho tiempo sin subir antes de que esa situación empeorase. Es decir, hemos aceptado una fuerte pérdida de nuestro poder adquisitivo. Nada tenemos que reprocharnos respecto a ese esfuerzo. Es más, hemos contribuido, y mucho, a luchar contra la depresión,  porque el trabajo de los traductores ha representado -solamente hay que echar un vistazo a los catálogos y a las listas de libros más vendidos- un enorme porcentaje de la facturación de los grandes grupos editoriales, como PRH. En los últimos años, los libros traducidos han sido uno de los pilares fundamentales a la hora de aguantar el bache económico.»

Lo que nos sorprende en Rayo Verde es que no sea un tema que salpique los suplementos culturales. Pocas o ninguna mención. Defender la profesión del traductor es defender también nuestra literatura; su precariedad es nuestra pérdida; su profesionalización, uno de los pilares de la buena salud del sector editorial. Faltan estudios, reportajes y artículos sobre la precariedad laboral de una figura imprescindible para llegar a las voces de otras culturas: reducir la calidad de sus condiciones laborales es, a medio y largo plazo, reducir la calidad de nuestras traducciones.

Defendemos tarifas dignas y el respeto por los acuerdos entre los gremios y asociaciones, no porque vengan de estos gremios y asociaciones, pero sí porque representan un acuerdo de mínimos que defiende los derechos de todos. Es irónico que los máximos representantes de nuestros gremios firmantes de esos acuerdos sean incapaces de respetar los mismos.

Es por ese motivo, que nos hemos sumado al compromiso con Ace Traductores en el uso del contrato tipo, más como una demostración pública de que las cosas se pueden hacer de otra manera que por un cambio de orientación. De hecho, este acuerdo no significará ningún cambio en nuestra forma habitual de trabajar. Así nos sumamos al resto de editoriales que ya dieron ese paso a favor del respeto hacia la profesión del traductor.

«Rayo Verde Editorial ha aceptado emplear en adelante los contratos propuestos por ACE Traductores (que pueden encontrarse en la sección «Profesión➜Modelos de contrato➜Contratos 2013» de nuestra página web).

ACE Traductores considera este acuerdo un ejemplo de buena práctica en la relación entre traductores y editores, y lo propondrá al resto de las editoriales con el fin de facilitar la negociación entre ellas y nuestros asociados.»